Al aire ahora

Eran crímenes macabros. Vagabundos golpeados hasta la muerte por un desconocido que, según sospechaba la policía de Las Vegas, aprovechaba que lo sujetos dormían para pegarles con un martillo en la cabeza y cometer sus crímenes. Por eso, para capturarlo, era necesario ser cuidadosos y tenderle una trampa perfecta.  

A unos metros donde uno de los cuerpos fue encontrado, las autoridades pusieron una carnada: un maniquí cubierto de frazadas y en un posición de tal forma que parecía una persona en situación de calle durmiendo. Ahí fue cuando pudieron ver en vivo cómo el hombre actuaba.

A las pocas horas apareció el asesino. Según relata The Washington Post, el sospechoso se subió su polerón y sacó un martillo, y con él comenzó a golpear frenéticamente al que suponía ser un hombre. El incidente fue captado por cámaras de vigilancia.

La policía luego arrestó a Shane Schindler, de 30 años. Compareció ante el juzgado, que le dio una fianza de US$ 50 mil dólares.

De momento, el hombre no ha sido imputado por la muerte de los dos vagabundos encontrados muertos, aunque la policía insiste en su “intención de matar”.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios