Al aire ahora

1. Permite a tus hijos explicarte la situación:

 Desgraciadamente, los padres a veces solemos juzgar sin saber qué pasó en realidad, por lo que debemos detenernos a pensar que nuestros hijos tuvieron motivos para hacer o decir algo.

2. Mira las cosas desde la perspectiva de un niño:

Esto es fundamental porque generalmente lo que es importante para los padres no suele serlo para los niños, debido a que ellos siempre están buscando la oportunidad de jugar y de librarse de sus obligaciones simplemente porque son niños y así es la etapa de la infancia.

3. Analiza la situación:

Si después de que tus hijos te explicaron a detalle lo que pasó y no estás seguro en cuanto a lo que debes hacer al respecto, lo mejor es que lo pienses con calma, y si crees que debes sancionar a tus hijos puedes optar por darle una función como ordenar sus juguetes o su ropa, pero en cambio sí llegaste a la conclusión de que no fue tan grave sólo deja pasar el momento.

4. Conversa con tus hijos:

Recuerda que no es bueno amenazar a los niños para que te obedezcan por miedo, ya que si hablas sinceramente con ellos y de forma cariñosa crearás un vínculo importante en donde habrá confianza. Si lo haces al contrario solo lograrás alejar a tus hijos y crear un vínculo de temor hacia ti.

Con información de: Snatura.com

Fuente: Vidaverdeweb.com

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios