Al aire ahora

Mezcla la miel, el azúcar y el aceite de oliva. Frota los labios con la mezcla aplicada sobre un cepillo dental húmedo durante 2 minutos, enjuaga el producto y enjuaga el cepillo. Luego, nuevamente frota los labios masajea bien los labios, enjuaga y aplica un bálsamo humectante.

Como una alternativa, puedes usar azúcar morena, miel y vaselina.

Con tan sólo una aplicación los labios se volverán más suaves, se curarán las grietas, los labios dejarán de descamarse.

 

 

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios