Al aire ahora

“Te dieron gato por liebre”, es un refrán que generalmente se utiliza cuando una persona ha sido engañada por otro, sobre todo cuando ha adquirido algo costoso y cuya autenticidad deja mucho qué desear.

Algo así se sucedió a una familia en China, quienes hace dos años generosamente adoptaron un perro que supuestamente pertenecía a la raza Mastín Tibetano, y que en meses comenzó a crecer de forma descomunal, dándose en cuenta entonces que en realidad no era un can sino ¡un oso negro!

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios