Al aire ahora

Stephen Crossan ha confesado tras salir a la luz el video, aunque asegura que “sólo fue una noche y ya”.

La historia tiene todos los ingredientes para convertirse en noticia de El Mundo Today: un sacerdote católico de Irlanda del Norte inhalando coca en lo que parece una cocina con objetos de simbología nazi. Al parecer se trataba de una fiesta organizada por el sacerdote en su casa, situada en el recinto de la iglesia, según la noticia publicada por The Sun.

El hombre es el padre Stephen Crossan, de 37 años, que supuestamente había estado dos días de fiesta y había decidido continuar la juerga en casa. En el video se oye a Crossan decir “No debería” justo antes de agacharse para meterse una raya servida en una bandeja de plata.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios