Al aire ahora

En el recientemente celebrado partido de la segunda división del campeonato de Indonesia, entre el Persegres Gresik United y el Persiwa Wamena, el árbitro fue golpeado por determinar un penal en el minuto 90, cobrado finalmente a favor de Persiwa Wamena.

Los jugadores rivales, descontentos con la citada decisión, atacaron antes al árbitro, lo lanzaron al suelo y lo golpearon con los pies. Tras la pelea, dos jugadores fueron retirados del campo y el penalti fue cumplido.

El Persegres Gresik United derrotó al Persiwa Wamena por 2-1.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios