Al aire ahora

Como cualquier persona en la actualidad, Rita Shameeva vivía al pendiente de su teléfono celular; una joven rusa que nunca imaginó que su padre la honraría con una tumba que se identificara con ella al momento de fallecer.

Rais Shameeva, padre de Rita, decidió hacer una réplica de un iPhone en tamaño gigante para que acompañe los restos de su hija en el cementerio donde se encuentra tras abandonar este mundo en el año 2016, aunque se desconoce el motivo de su fallecimiento.

La gran réplica de 1.5 metros de alto, tiene un acabado con vidrio parecido a los modelos de Apple, botones de inicio, volumen y bloqueo; así como una fotografía de la joven fallecida como fondo de pantalla.

La tumba cuenta con un código QR, el cual se dice que cuenta más de cerca la historia de la vida de la fallecida.

La innovadora lápida seguramente sería imitada por varias personas al rededor del mundo una vez que la descubran y quienes quisieran ser enterrados de una manera diferente, innovadora y con uno de sus objetos más preciados.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios