Al aire ahora

Una madre primeriza, de 25 años, fue detenida luego de abandonar en un canasto para la basura a su hija recién nacida. La beba fue hallada envuelta en una manta, con el cordón umbilical enrollado en su cuello.

Un vecino del municipio de Uberaba, en el sureño estado de Minas Gerais (Brasil), encontró a la niña en un canasto de la calle y alertó a la policía, publicaron medios locales. Luego de trasladar a la recién nacida al Hospital de Clínica de la Universidad Federal del Triángulo Mineiro, comenzaron a investigar quién la había dejado allí.

Fueron los trabajadores de una concesionaria de autos cercana los que denunciaron que una empleada de limpieza había adelgazado de manera repentina.

Según contó el detective Cyro Outeiro, una gerente advirtió a las autoridades que una de las trabajadoras “parecía estar embarazada cuando tomó el trabajo” aunque no le preguntaron por su condición. Luego señaló que el lunes 1 de este mes comenzó a “actuar de manera extraña” y pidió ir a su casa más temprano tras sufrir un dolor estomacal. Al día siguiente, cuando volvió, sus compañeros notaron que “no parecía estar más embarazada porque tenía un vientre más pequeño”.

Además, las cámaras de seguridad de la zona mostraron el momento en que la mujer dejaba a la beba.

Con todos estos indicios, la mujer fue detenida y finalmente confesó. “Dijo que está hace unos dos meses en ese trabajo y tenía miedo de perderlo, por eso ocultó su embarazo”, detalló el teniente de la Policía Militar, Bruno Santiago, quien agregó que la mujer forzó el parto en su casa. Además, reveló que la acusada primero negó el delito, pero después “se emocionó y confesó que había abandonado a su hija”.

En tanto, pese a que su estado de salud es estable, la niña que pesó 3,6 kilos fue sometida a distintos estudios para descartar infecciones debido a la suciedad del canasto en el que fue dejada.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios