Al aire ahora

El actual director técnico de la selección de Perú, Ricardo Gareca, pudo ser asesinado junto a otros futbolistas del club colombiano América de Cali en la década de 1980 por sicarios de Pablo Escobar (alias ‘El Patrón’), jefe del cártel de Medellín, en calidad de venganza contra el cártel de Cali. Así lo ha declarado uno de los sicarios de Escobar, John Jairo Velásquez ‘Popeye’ en una entrevista con el diario peruano El Popular que fue realizada “vía WhatsApp, antes de que fuera recluido en prisión hace algunos días”.

“Pablo Emilio Escobar Gaviria tenía en cuenta a todos los jugadores del América de Cali, estábamos en guerra. Incluso secuestró a jugadores de Cali para que entregaran a los Rodríguez Orejuela (capos del cártel de Cali), y como no cooperaron mataron a la familia de Pedro Enrique Sarmiento, quien actualmente es un técnico exitoso, pero no cooperó”, aseguró ‘Popeye’ en el marco de dicha entrevista.

Asimismo, sostuvo que “Ricardo Gareca siempre estuvo en la mira de Pablo Escobar, sin embargo, no llegaron a él”. “El amor por el fútbol del Patrón salvó a Ricardo Gareca, pues a él y a los otros jugadores del América de Cali se contempló colocarles un carro bomba, ya que el cártel de Cali le colocó un carro bomba a la familia de Pablo”, reveló el exsicario.

“La mafia dañó mucho al fútbol colombiano. Pablo Escobar tenía el control del DIM (Deportivo Independiente Medellín), el (Atlético) Nacional, así como Gonzalo Rodríguez Gacha (alias ‘El Mexicano’), socio del patrón, tenía al Millonarios”, indicó ‘Popeye’.

Ricardo Gareca tuvo una exitosa y goleadora carrera en el América de Cali de 1985 a 1989 donde fue tres veces consecutivas subcampeón de la Copa Libertadores de América, tras lo cual regresó a su país natal, Argentina, para defender los colores del Vélez Sarsfield. Desde marzo del 2015 se desempeña como técnico de la selección de Perú, que logró este verano participar en el Mundial Rusia 2018, del cual el equipo salió “bien parado”, a pesar de haber sido eliminado en primera ronda.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios