Al aire ahora

Una iniciativa en el Congreso mexicano, impulsada por legisladores afines al presidente electo Andrés Manuel López Obrador, pretende regular el uso y la comercialización de la polémica planta.

Una iniciativa de ley presentada en el Senado por legisladores afines al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, podría legalizar el consumo de la marihuana en México en los próximos meses.

Entre los aspectos clave de la propuesta de ley se incluyen la regulación del consumo, la comercialización y el uso de los derivados de la marihuana con fines medicinales.

Una propuesta que, entre otras cosas, busca mitigar la violencia generada por el crimen organizado en un país como México, que de acuerdo un informe de Naciones Unidas, es actualmente el mayor productor de cannabis del planeta.

Acabar con la guerra contra el narco

De acuerdo con la iniciativa de Ley General para la Regulación y Control de Cannabis presentada en el Senado por Olga Sánchez Cordero (quien sería la próxima secretaria de Gobernación) y Ricardo Monreal, legisladores de Morena, la propuesta busca contrarrestar la fallida política de la última década para erradicar la violencia de los cárteles de la droga.

“La política prohibicionista que México adoptó en los últimos dos sexenios, materializada en ese conflicto armado llamado ‘Guerra contra el narcotráfico’, ha generado dos consecuencias que dan cuenta del fracaso de la misma: el endurecimiento de la violencia en todos los rincones del país y la criminalización de sectores vulnerables de la sociedad a causa de actividades relacionadas con el cannabis”, señala la iniciativa de ley en su exposición de motivos.

En el mismo sentido, advierte que los compuestos químicos del cannabis, el Tetrahidrocannabinol (THC) y Cannabidiol (CBD), podrían resultar beneficiosos para amplios sectores de la población dentro de tratamientos médicos, a pesar de los efectos negativos que también podría generar el abuso de cualquier medicamento.

“El THC es una sustancia con efectos tanto benéficos como adversos para la salud de las personas”, señala la iniciativa de ley. “Desde el punto de vista de sus efectos negativos, no existe algún motivo por el cual el cannabis no sea legal, mientras que el alcohol y el tabaco lo sean”, agrega el texto.

La iniciativa también propone un “modelo de regulación legal estricta; es decir, el punto medio entre prohibición absoluta y el libre mercado”, con el objetivo de mitigar los abusos comerciales de algunas empresas que pretendan incentivar su consumo con el único fin de obtener más ganancias.

A través de la regulación, señala la iniciativa, el Estado tendrá la capacidad de acompañar el mercado con información, estándares mínimos, monitoreo, verificación y evaluación.

En el artículo 40, se explica todos los aspectos que pretende regular dicha ley, los cuales incluye “la siembra, cultivo, cosecha, producción, etiquetado, empaquetado, promoción, publicidad, patrocinio, transporte, distribución, venta, comercialización, y en su caso, la aplicación de medidas de seguridad y sanciones relativas al cannabis”.

También establece que “toda persona tiene derecho a portar hasta 30 gramos de cannabis“. Las personas que requieran llevar más de esta cantidad tendrían que solicitar un permiso al nuevo Instituto Mexicano de Regulación y Control del Cannabis.

Autoconsumo y cooperativas

Por otro lado, la iniciativa de ley establece que estaría permitido sembrar, cultivar, cosechar, aprovechar, preparar y transformar hasta veinte plantas de cannabis en floración destinadas para consumo personal en propiedad privada.

Esto siempre y cuando se cumplan dos condiciones:

  1. Que la producción de cannabis no sobrepase los 480 gramos por año.
  2. Que las personas hayan registrado sus plantas ante el Instituto en el padrón anónimo.

La ley también establece la posibilidad de crear “cooperativas de cannabis”, con un máximo de 150 integrantes, siempre y cuando cuenten con una licencia de autorización y cumplan con los requisitos de verificación emitidos por las autoridades competentes.

Así, los integrantes de dichas cooperativas podrán consumir la marihuana que ellos mismos produzcan, aunque tendrían prohibido vender o comercializar a personas ajenas a dicha cooperativa.

También quedaría abierta la posibilidad de fumar en la calle y espacios públicos, con excepción de los espacios libres de humo de tabaco.

Venta de marihuana

La ley también abriría las puertas a la comercialización a través de una licencia expedida por el Estado con los siguientes usos:

  1. Farmacéutico.
  2. Terapéutico, paliativo o herbolario.
  3. Adulto
  4. Industrial

Para uso comercial, los productos derivados de la cannabis deberán de llevar la declaración: “Venta autorizada únicamente en México”.

También se prohibiría que estos productos se anuncien en medios de comunicación e internet.

Prohibiciones

Entre las prohibiciones que plantea la ley se encuentra vender o regalar cannabis para uso adulto a menores de edad, así como emplear a menores de edad en actividades de comercio, distribución, donación, regalo, venta y suministro de marihuana.

También quedaría estrictamente prohibido conducir cualquier vehículo, así como manejar equipo o maquinaria peligrosa, bajo el efecto del THC.

La legalización podría ser aprobada en diciembre

Ricardo Monreal, líder de la bancada de Morena en el Senado y coautor de la iniciativa, señaló que la iniciativa de ley podría ser aprobada antes de que termine el mes de diciembre.

Esto, debido a que el grupo parlamentario de Morena y sus aliados son mayoría en las dos cámaras que conforman el Congreso. Sin embargo, todavía se prevé abrir foros para escuchar la opinión de expertos en el tema.

“Intenta ser una ley muy completa, integral, sin embargo, es apenas una iniciativa, vamos incluso a abrir un espacio para que pueda haber la opinión de ciudadanos y expertos”, declaró Monreal.

Baja la producción y aumenta el consumo

A pesar de que México es uno de los principales productores de marihuana del planeta, la legalización en Estados Unidos ha provocado una merma en su producción.

Según el Reporte Mundial de Drogas 2018, realizado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), México es el mayor productor de marihuana a nivel global, con 6.574.104 toneladas en 2016. Le sigue EE.UU., con 5.346.721 toneladas, y Marruecos, con 35.652 toneladas para el mismo año.

Sin embargo, la producción de marihuana en México ha decrecido en los últimos años, al verse desplazada por la producción doméstica en Estados Unidos, de acuerdo con una investigación del periódico Noroeste, basada en datos oficiales.

De este modo, se ha documentado una caída nacional del 70% en la producción de cannabis de 2010 a 2016, según informes de la Secretaría de la Defensa Nacional.

En contraparte, el consumo de marihuana ha crecido prácticamente en el mismo periodo dentro del territorio mexicano.

El consumo promedio de cannabis pasó de un 6% de la población mexicana en el 2011 a un 8,6% en el 2016, según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco.

Reacciones en redes

La académica del Centro de Investigación y Docencia Económica, Catalina Pérez Correa, una de las mayores promotoras de la legalización de drogas en México, consideró positiva la medida al considerar que la regulación del cannabis tendrá efectos positivos para impedir que más gente sea encarcelada por posesión de marihuana. Así lo explica a detalle en un estudio reciente titulado ‘Marihuana en México: el peso de la prohibición‘.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios