Al aire ahora

Tu ubicación es El Paso. Cambiala Aquí

Bulgaria condenó a muerte a una vaca embarazada que salió del territorio de la Unión Europea (UE) hacia Serbia sin el debido permiso para poder regresar.

Penka, como se le conoce al animal, llegó hasta a territorio serbio sin ser vista por la guardia fronteriza luego de separarse de su dueño, Iván Haralampiev.

Más tarde, un granjero serbio la encontró, la identificó por una marca y logró reunirla con Haralampiev. Sin embargo, el rumiante fue retenido por las autoridades aduaneras y, tras una revisión veterinaria, se concluyó que no podía ingresar a Bulgaria por falta de documentación.

A pesar de que Haralampiev tenía un certificado serbio que acreditaba el buen estado de salud de Penka, las autoridades de Bulgaria concluyeron que debía ser sacrificada.

La decisión provocó un debate que llegó hasta Bruselas, y en Alemania ocupó las primeras páginas de varios medios. Incluso más de 20.000 personas firmaron una petición en la plataforma Change.org para evitar la ejecución. “Creemos que el caso de Penka refleja una falta de compasión por parte de los funcionarios de la UE para con la gente del común”, reza el documento.

¿Qué sientes? Comparte tu opinión

Comentarios

Al aire ahora